La C.E.C. entrega un satisfactorio balance sobre la visita del Papa Francisco

Así lo dieron  a conocer mediante el comunicado oficial que  leyó su Secretario Mons. Elkin Álvarez durante el inicio de la rueda de prensa en la que participaron Mons. Ettore Balestrero, Mos. Rubén Salazar Gómez, Mons. Oscar Urbina y Mons. Fabio Suescún.

Se dio un agradecimiento al pueblo colombiano que acogió con afecto al Papa Francisco,  a todos los voluntarios, gobernantes, autoridades, jóvenes y medios de comunicación que lograron, gracias a un gran trabajo en equipo, a que se dieran los resultados que se vivieron en Colombia entre el 6 y 10 de septiembre.

Monseñor Oscar Urbina, Presidente de la C.E.C., invitó a tomar en serio la reconciliación en el país. Si dimos el primer paso es necesario seguir con el segundo, comprendernos como hermanos y poder caminar juntos. Para ellos se necesita un trabajo serio con las víctimas y con los pobres para evitar las nuevas violencias que puede generar la inequidad.

Hay que promover el diálogo y el rescate de la ética. Ello permitirá que se regulen las relaciones entre los hermanos.

Por su parte Mons. Fabio Suescún manifestó que la visita de Su Santidad fue una bendición de Dios llena de gracias, de paz y tranquilidad, un bálsamos para el país. El pueblo colombiano recibió al Santo Padre con el corazón, hubo una sintonía entre uno y otro que permitió ese diálogo maravilloso.

La visita nos sacó de la incertidumbre, del pesimismo, para entrar a un mundo nuevo con la guía del señor. El mensaje del Papa fue el de un evangelio humanizante y cercano a la realidad de nuestra nación.

El Nuncio Apostólico, Mons. Ettore Balestrero, sintetizó que la visita del Papa trajo alegría, entusiasmo, y compromisos. Él vio un pueblo sufrido pero muy noble, que quiere construir algo nuevo. No se puede explicar que  las multitudes, casi el 20% del país, viera al Papa; la única razón es que se trata de un país católico.  Queda entonces la responsabilidad de acercarnos a los otros, a salir al encuentro de los demás, especialmente a los marginados.  Sus palabras fueron contundentes y se hace necesario la tarea de reflexionar en ellas y ponerlas en práctica.

El Cardenal Rubén Salazar Gómez manifestó que ojalá el mensaje del Papa Francisco sea oído para que no ocurra lo mismo ante las enseñanzas que en su momento nos dejó  Pablo VI y Juan Pablo II. El primer desafío es asimilar el mensaje.  Se necesita crear un país nuevo, transformarlo para que dé frutos de perdón, solidaridad, justicia y paz.  La Iglesia debe anunciar y vivir el evangelio, se trata de un reto enorme que se asume con alegría.

Anunció que a partir del 18 de septiembre se podrá adquirir el libro de las homilías y discursos del Papa en Colombia.

Presentamos algunos apartes de la rueda de prensa: