El templete se prepara para ver al Papa

Bogotá se engalana para la visita de Papa Francisco a Colombia, tercer pontífice en pisar el territorio nacional. Su paso por el parque Simón Bolívar, con ocasión de la celebración de una multitudinaria Eucaristía, será un acontecimiento difícil de olvidar, especialmente para los feligreses de la parroquia Santa María del Cenáculo, comunidad que será anfitriona indirecta del evento gracias a que el parque se encuentra en su territorio por jurisdicción eclesiástica.

El Templete Eucarístico, lugar emblemático de la ciudad y de la Arquidiócesis de Bogotá, ha contado con la presencia de dos pontífices. La primera vez fue en el año de 1968 para el XXXIX Congreso Eucarístico Internacional, con la presencia del Papa Pablo VI, primer Pontífice en pisar suelo latinoamericano.  La segunda sería en 1986 con el Papa San Juan Pablo II.

Ahora, 31 años después, se engalana nuevamente para recibir a miles de peregrinos que acudirán a la cita con el Papa Francisco el próximo 7 de septiembre a las 4 pm.

Este lugar posee una riqueza histórica y espiritual. Desde hace tres años ha venido siendo objeto de reparaciones y adecuaciones para eventos masivos que requiera la Iglesia colombiana.  Al día de hoy cuenta con dos salones, cada uno con capacidad para 350 personas sentadas, una sala-galería para 150 asistentes, una capilla para recibir a 100 feligreses, baños y una sala que lleva el nombre de “Congreso Eucarístico”.  El templete podría servir para albergar a los sacerdotes y obispos el día del encuentro del Papa con el pueblo de Dios, también sería sacristía o sitio de descanso previo a la eucaristía, en la cual se espera la asistencia de un millón de peregrinos de Bogotá y sus alrededores.

A solo 200 metros de la plaza de eventos del parque Simón Bolívar,  se levanta  su majestuosa estructura de doce columnas, con alturas de 19 metros, que sostienen su  techo en forma de solideo. La reliquia orgullo del sitio, es el altar de madera de 4 metros de largo por uno de alto,  utilizado por los sumos pontífices.  La primera piedra del fue donada por el Papa Pablo VI y fue extraída de la Basílica de San Pedro en Roma.

El templete fue constituido por el Eminentísimo Señor Cardenal Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá y presidente del CELAM, como centro de pastoral “Vínculo de amor” el 19 de junio de 2016. Actualmente se encuentra en su interior  dos esculturas en bronce de casi 3 metros de altura de la artista Julia Merizalde, en homenaje a Pablo VI y Juan Pablo II.

Actualmente, entre sus actividades innovadoras y ecológicas, cada domingo se congregan más de 400 personas para la “ciclo misa”.

Con 48 años de existencia, el templete tiene muchas historias que contar. La próxima será escrita cuando abra sus puertas para los eventos previos a la visita de Sumo Pontífice. Éstos buscan motivar y animar los espíritus de los bogotanos que están expectantes al paso del Pastor que nos trae la Buena Noticia del Señor, con ello daremos el primer paso al estilo del Papa Francisco.