El Caldo: dando de comer al hambriento en silencio y con eficacia

Dentro de las diferentes obras de misericordia que continuamente se llevan a cabo en la ciudad, se realiza una actividad los últimos sábados de cada mes dirigida a los habitantes de calle, especialmente aquellos que se encuentran en el área circundante al centro histórico de Bogotá y en áreas donde predomina la drogadicción, la indigencia, la violencia y otras tantas realidades difíciles.

El día 25 de marzo en la cocina de la Catedral Primada de Colombia, nuestro director, el Pbro. Luis Ángel Cuenca tuvo la oportunidad de ser testigo de las labores realizadas por jóvenes para preparar el alimento que posteriormente sería distribuido por los gestores y voluntarios de esta expresión de Evangelio llevada a la práctica.

A continuación, el testimonio de uno de los coordinadores de El Caldo (más información sobre esta experiencia en su Página oficial de Facebook):